IMPERMANENTE

Permanecer

“Mantenerse sin cambios en un determinado estado, condición o situación”.

 ¿A qué podemos llamar permanente en nuestras vidas, si desde que nacimos nuestro propio cuerpo no ha cesado de cambiar y está destinado a morir?

Los seres vivos nacemos, crecemos, nos reproducimos, decaemos y después morimos. Muerte que, a su vez, entraña un nuevo nacimiento y así sucesivamente.

Un reflejo simbólico de esta idea podemos encontrarlo en la naturaleza, quién pasa por diferentes estados cíclicos cada año, ya que cada tres meses cambia sus colores, texturas, aromas, temperatura, clima; transitando por un continuo nacer y morir.

Esta serie de imágenes explora la “fragmentación” del paisaje a través de la recolección de los elementos que lo componen, prestándole especial atención a pequeños brotes y objetos encontrados (hojas, flores, ramas, piedras), generando una clasificación a manera taxonómica no formal. Buscando que estos detalles específicos sean los protagonistas, desligándolos del contexto general del que provienen para así realzar su singularidad y al mismo tiempo fragilidad; reflejando metafóricamente la condición humana y nuestra característica efímera y transitoria.